Entre lágrimas y arengas, fueron retirados del hospital de Macusani, los restos mortales del joven conductor Néstor Huayta Gutiérrez para ser trasladados hasta su natal José Domingo Choquehuanca-Azángaro, desde donde llegó para trabajar al volante.

En diálogo con radio Altura, uno de los familiares del fallecido, señaló que es poco probable que se trate de un ajuste de cuentas, “sabiendo que el conductor fenecido no tenía pleito alguno” precisó.

Sin embargo, esto todavía será materia de investigación. En tanto el padre del conductor asesinado, puso en énfasis el deficiente trabajo de las autoridades y sobre todo de la policía sectorial de Macusani.

Los restos mortales de Néstor Huayta serán enterrados en el distrito de José Domingo Choquehuanca, desde donde llegó para conducir el vehículo de su progenitor. El joven fallecido era ingeniero mecánico de profesión.