Una humilde madre de familia, identificada como Gregoria Turpo , denunció que su hija Claribeth M.T. (20) fue agredida brutalmente el 21 de enero pasado, al punto de quedar inconsciente y con el rostro desfigurado. Pese a estas evidencias, acotó, el agresor podría ser liberado por falta de declaraciones.
La joven habría sido golpeada por su conviviente, Clindon Huayapa Atamari (30), cuando este se hallaba ebrio, en la vivienda ubicada en el barrio San Francisco Javier, del distrito de Coasa (Carabaya). Según la progenitora, los actos de violencia ocurrieron en el momento en que Claribeth alimentaba a su hija de tan solo 2 años de edad.
La víctima terminó con los labios y ojos hinchados e incontinente. Fueron tales los golpes que recibió, que tuvo que ser llevada de emergencia al centro de salud de la localidad, de donde, por la gravedad de sus lesiones, fue derivada al hospital Carlos Monge Medrano de Juliaca.
Doña Gregoria señaló que, tras lo sucedido, interpuso la denuncia respectiva por intento de feminicidio, por lo que la PNP detuvo a Clindon Huayapa; sin embargo, ahora podría ser liberado, ya que su hija aún no declaró en su contra, pues se encuentra en el hospital sin poder hablar.
Ante ello, pidió justicia al Ministerio de la Mujer, pues un tipo de esa calaña no puede estar libre. Además, Claribeth reaccionó recién ayer y está dispuesta a dar su versión de los hechos, pero tiene que hacerlo en Coasa. Fuente: Los Andes