44894_370x0Lento avance tuvo la Mesa de Diálogo entre la sociedad civil de Antauta (Melgar) y la empresa minera MINSUR, por un entrampamiento en temas de forma. Las primeras horas fueron dedicadas por los dirigentes a cuestionar la fecha de la reunión anterior; el resto del encuentro fue para discutir nuevamente el reglamento.

En este se debía acordar los puntos de agenda, teniendo al empleo local como primer tema. Los dirigentes insistieron en el porcentaje de empleo local, mientras que MINSUR propuso la promoción del empleo local. El dirigente Edmundo Alarcón afirmó que si no se respetaba el 70% de sus propuestas, radicalizarían la huelga.

Otro punto crítico fue la acreditación de los dirigentes. Al respecto, Martín Carbajal, presidente de la Mesa y representante de la PCM, señaló que es fundamental que los dirigentes se acrediten como representantes de la población, pues de otra forma los acuerdos carecerían de legitimidad.

Alarcón replicó que la acreditación solo es un trámite burocrático, mientras que el alcalde distrital de Antauta (Melgar), Marco Soto, señaló que no era necesaria, pues “él respaldaba a los dirigentes”. Del mismo modo, señaló que tampoco era necesario el reglamento. Al final, por ello, no se pudo discutir la agenda de fondo.

David Vásquez, gerente de Gestión Social de MINSUR, manifestó que “siempre se está retrocediendo por cualquier motivo, sea la fecha o el reglamento que ya se había consensuado en gran parte. Esto lo único que hace es dilatar más el diálogo”, dijo.

Agregó que la empresa “ya venía con propuestas constructivas que no se pudieron discutir; igual vamos a insistir con el diálogo, por respeto a la población de Antauta”, manifestó Vásquez, al final del encuentro.

Cabe mencionar que, antes de concluir la reunión, la empresa (MINSUR) propuso llevar una reunión extraordinaria para tratar las propuestas de empleo local; sin embargo, los dirigentes (Alarcón y Barrionuevo) se opusieron, cortando cualquier posibilidad de diálogo.