Mariluz Turpo  es una madre de familia (32) que decayó en una enfermedad desconocida que lo dejó finalmente inmóvil y postrada en cama en el barrio Jorge Chávez de la ciudad de Macusani. Ella vive sola con su hijo menor de 12 años quien tiene que cuidarla e incluso a veces prepararle la comida.

Mariluz que es natural del distrito de Coasa, nos cuenta que desde febrero de este  año le empezaron los dolores en el pie y esto se hizo insoportable semanas después y tuvo que apelar a la medicina tradicional para buscar una mejora. El `curandero` pudo recuperarla parcialmente y de alguna manera podía realizar sus actividades.

Sin embargo al paso de meses después la enfermedad lo volvió alcanzar y paulatinamente lo dejó nuevamente postrada en cama imposibilitada de caminar.  “Cuando fui a los médicos no pueden determinar qué es lo que tengo y me imagino que es un mal que está ligado a la tierra y quizá un curandero podría ayudarme” dice entre lágrimas y desde su cama Mariluz.

Ahora también lo que más le preocupa es su hijo menor que no puede atender y continuar con sus clases virtuales porque está más preocupado en la salud de su madre, además recientemente se le malogró el celular y ya no puede enviar sus trabajos que apenas los podía hacer por la preocupación. Su hijo está en el primer grado de Educación secundaria.

Cristofer de 12 años nos indica que por ahora pide ayuda para la salud de su mamá, también nos narra que en varias ocasiones tiene que prepararle el alimento a mamá pero también tiene otro inconveniente, no cuenta con servicio de agua y tiene que ir donde su vecino para pedirle el favor. “Pido ayuda para que mi mamá vuelva a caminar” dice Cristofer quien perdió a su padre muy niño.