Los vecinos y moradores de la zona central de las ciudad de Macusani, principalmente la población que se encuentra en los jirones Allincapac, Bolognesi, Garcilazo de la Vega, Alfonso Ugarte y Parque Aredondo exigen a la Municipalidad de Carabaya y las autoridades competentes el cierre de los locales nocturnos de esta parte de la ciudad, que en los últimos años se han incrementado considerablemente y es el foco de la delincuencia, ha diario en horas de la noche se tiene grescas y peleas que no permiten el transito y la tranquilidad de los vecinos; manifestó preocupado el ciudadano José Quispe.

Lo peor del funcionamiento de estos locales nocturnos es que permiten el ingreso de escolares menores de edad que tras libar alcohol se descontrolan y protagonizan hechos bochornosos, debido a que no tienen control de sus padres, esta sería otra de las causas para el incremento de embarazo en adolescentes que en el presente año supera los 35 a nivel de Carabaya.

Se sabe también por información de funcionarios de la municipalidad que estos locales operan en la informalidad sin tener la autorización municipal, mucho menos las medidas de seguridad que deben de tener para su funcionamiento.

Al respecto el profesor Rody Castellanos solicito mayor trabajo de los serenos y la policía nacional del Perú para el control de menores de edad los días miércoles, jueves y viernes, ya que la presencia masiva de menores de edad en la zona se asemeja a un colegio nocturno y pide mayor atención a los padres de familia sobre las actividades de sus hijos.