A pocas horas de terminar el mes de octubre, los hornos de la ciudad de Macusani se encuentran completamente abarrotados donde viene preparando las famosas tanta wawas, ofrendas, maicillos y los ricos bizcochuelos.

Así mismo las familias que perdieron a sus seres queridos, se alistan para poder armar las tómbolas correspondientes y recibir el día primero de noviembre al medio día el alma de sus seres queridos que partieron al mas allá creencia de acuerdo a las costumbres de nuestro altiplano.

También de estas fiestas son parte los rezadores que visitan las casas en horas de la noche provistos de oraciones y canciones religiosas en grupos de hasta diez personas.

De similar forma en los campo santos se aprecia un trabajo acelerado de pintado y refacción de nichos lo cual va de la mano con la venta de productos, coronas, cruces y flores en los principales mercados de la ciudad.