El gobernador regional de Puno Juan Luque Mamani, llegó repentinamente este jueves 20 de diciembre hasta la ciudad de Macusani para entregar un hospital con múltiples observaciones hechas anteriormente.

Todo hace indicar que la desesperación conllevó para Luque Mamani entregue un proyecto a medias, con diferentes observaciones que hasta el momento no han sido subsanadas.

Al marguen de ello, no se realizó ninguna convocatoria a los dirigentes de la sociedad civil; Adan Narváez dijo que nadie se comunicó con él para esta actividad; la misma versión es la que dio el presidente de las Rondas Campesinas de Macusani Pedro Choquehuanca.

La entrega entre “cuatro paredes” es un sinónimo de que no se quiere transparentar la ejecución de este proyecto que tiene una inversión de 100 millones de soles.

Por su parte el ciudadano Abrahan Ilpanoca señaló que al pedir su ingreso al interior del hospital, los responsables de la puerta le indicaron que solo estaba permitido el ingreso de trabajadores del sector salud o institución pública.