Las intensas lluvias y los huaicos registrados en el norte del país, entre la tarde del jueves y la madrugada de ayer, dejaron dos muertos, 100 casas colapsadas, calles inundadas y familias aisladas por daños en las vías.

La situación más grave se dio en Áncash, donde dos personas perdieron la vida al ser arrastradas por un huaico. Una de ellas es el agricultor Juan Shiguay Melgarejo, de 66 años, quien murió al intentar cruzar el río Grande.

Su cuerpo fue hallado en la localidad de San Jacinto, distrito de Nepeña, en la provincia del Santa. La otra víctima es una joven aún no identificada. El cadáver fue encontrado cerca del puente de Moro, pero hasta el cierre de esta edición no había sido recuperado por la crecida del río, informó el alcalde de Cáceres del Perú, Jaime Carrión Ramírez. Añadió que las lluvias, que duraron cuatro horas, provocaron inundaciones y huaicos, que dejaron incomunicados a 36 caseríos. También se registraron vientos huracanados, que dañaron techos de viviendas.

Lagunas en Piura

Piura, en tanto, soportó la lluvia más fuerte en lo que va de la temporada. El aguacero, que fue de 10 de la noche a 4 de la mañana, llegó acompañado de una tormenta eléctrica y dejó las calles convertidas en lagunas. En la provincia de Tambogrande, la más afectada, se reportaron 3 mil viviendas dañadas y 100 colapsadas.

En Tumbes, además, se reportó el incremento del caudal del río Zarumilla.
De acuerdo al Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), las lluvias continuarán de moderada a fuerte intensidad en la costa y sierra norte del país hasta este lunes 20 de febrero.