Un portavoz del Ministerio de Salud del Líbano afirmó que al menos 63 personas han muerto y unas 3.000 resultaron heridas tras una explosión de grandes proporciones que se produjo este martes en el puerto de Beirut, capital del país asiático, por causas aún bajo investigación.

Este portavoz, quien pidió el anonimato, confirmó telefónicamente la cifra de muertos y de heridos, que han dejado los hospitales de la capital libanesa llenos de lesionados.

La explosión se produjo en horas de la tarde en un almacén con material explosivo tras un incendio que fue causado por la detonación de 2.750 toneladas de nitrato de amonio que estaban almacenadas en una bodega del puerto de la capital del Líbano desde el 2014.

Testigos presenciales indicaron que hubo rotura de vidrios en viviendas a más de cinco kilómetros de la explosión y que los edificios sufrieron daños de diversa consideración en un radio de más de dos kilómetros.

Imágenes difundidas en las redes sociales mostraron el momento en que se produjo la detonación que provocó una gran nube con forma de hongo elevándose en el cielo y una fuerte onda expansiva que ha afectado a varios barrios de la ciudad y ha provocado daños materiales.