La violencia aún impera en el centro poblado de Quichua Azaroma distrito de Ollachea               por parte de los pobladores de esa jurisdicción quienes apelan a la agresión física para solucionar problemas de terrenos.

Muchos de estos pleitos surgen entre mismos familiares quienes se disputan terrenos heredados y hacen caso omiso a las autoridades que tienen una actuación pasiva en la zona para controlar en algunos casos, sangrientos enfrentamientos.

Esta vez Jose Andres Mamani Huayta llegó hasta el hospital de Macusani ensangrentado y con evidentes agresiones físicas. El señala que fue agredido por otro grupo de ciudadanos que le lanzaron piedras mediante las conocidas ondas.