Además de la comercialización de la fibra de alpaca paralizada; otra preocupación que nace en los alpaqueros es la proliferación de enfermedades  que atacan a los camelidos, entre ellos, la sarna. Martín Alata alpaquero de la zona alta de Coasa pide atención de las autoridades.

En las zonas altas de la provincia de Carabaya nosotros los alpaqueros estamos aguardando la cuarentena, sin tener la posibilidad de expender nuestra fibra debido a las restricciones del servicio de transporte.

Esta restricción y la falta de economía, nos imposibilita poder adquirir los medicamentos para tratar estos males que atacan a nuestras alpacas, refiere el alpaqueros. “Pedimos una atención por parte de las autoridades, para poder controlar esta enfermedad” de los contrario la crisis alpaquera será irreversible.