El gobierno ha ordenado a la empresa que remedie y frene el daño que afecta el cauce hídrico

Nuevamente el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) ordenó a la empresa minera Aruntani S.A.C. que cumpla con diversas medidas para que deje de contaminar la quebrada Lluchusani en el distrito de Ocuviri, Lampa.

Las medidas ordenadas son dos: Primero, que la empresa capte y trae el agua del piezómetro y los botaderos Jessica y N°3 en un plazo no mayor a 30 días hábiles. Además ordena que en un plazo no mayor a 45 días la empresa evite el deslizamiento del material proveniente del tajo Jessica así como la infiltración de agua contaminada hacia el había subterránea del botadero Jessina y del botadero N°3. Así mismo la empresa debe remediar el suelo por donde han discurrido los afloramientos de tales botaderos. 

Cabe resaltar que a inicios de año la institución inició varios estudios en dicha explotación minera y halló elevadas concentraciones de metales pesados en el botadero Jessica y otra pozas de lodos los cuales incumplen los estándares de calidad ambiental y los límites máximos permitidos.