JACHAKALLAS

Con motivo de las actividades festivas por los carnavales de Juliaca, los danzarines Hach’akallas participaron de la gran parada de conjuntos folklóricos que se desarrollo en la avenida Mártires 4 de noviembre, luego ingresando al centro de la ciudad. Acompañado de de sus autoridades locales del distrito de Usicayos.

En total más de 38 conjuntos de danzas que desplegaron arte, color y música durante la jornada de presentación cultural, causando bastante expectativa en el turismo nacional que también ha llegado a la zona.

La danza hach’akalla es creación artística colectiva y legítima de la sociedad aborigen de Usicayos. Se cultiva desde tiempos indeterminados. Con el nombre de hach’akalla se conoce a los hongos (setos) que crecen en los campos y sobre los camellones de las chacras de papas anunciando buena producción por estar bien abonadas.

Precisamente en alusión a este pequeño hongo que tiene una semejanza al sombrero chino (como paraguas), es que para esta danza hicieron sus aladas monteras llamadas Panisa. Esto así claramente como una paragua para protegerse de la lluvia porque es danza de la época, en “malli” de Oqhosiri en San Sebastián del 20 de enero, y “malli” en Usicayos capital del distrito el 02 de febrero de cada año.

La hach’akalla es danza ritual agraria (no pecuaria) neta de la cuenca agrícola de Usicayos, de saludo y respeto a los primeros frutos de la chacra de papas y esa es su única finalidad inmemorial por lo visto y dicho de sus cultores del pueblo de Usicayos. Tangencialmente lo consideran como atractivo de las lluvias cuando se producen sequías, esto porque es danza practicada en plena época de lluvias, “el febrero loco”.