Estela Casanto Mauricio, de 55 años, fundadora de la comunidad nativa Shankivironi, ubicada en el distrito de Perené, provincia de Chanchamayo (región Junín), fue hallada sin vida el último viernes tras haber sido víctima de amenazas de personas que estarían vinculadas al tráfico de terrenos.

El representante de la Central de Comunidades Nativas de la Selva Central (Ceconsec), Teddy Sinacay Tomás, denunció que Estela Casanto fue asesinada. Su cuerpo fue encontrado en una cueva.

La indígena asháninka era víctima de amenazas por oponerse a la venta de los terrenos de la comunidad a personas extrañas, indicó Teddy Sinacay a RPP.  Explicó, además, que actualmente un grupo de dirigentes, llamados colonos (que no son asháninkas), son los que están promoviendo la venta de los predios.

Esta situación ha generado un conflicto interno en la comunidad de Shankivironi. Sinacay Tomás anunció que intervendrán para buscar una solución. Además, pidió que la Policía Nacional del Perú (PNP) investigue el asesinato para encontrar a los responsables del crimen.