El gobernador regional de Puno Juan Luque Mamani se olvidó de la provincia de Carabaya durante su informe económico desarrollado ayer en la capital de la región, evitando pronunciarse sobre las irregularidades en la ejecución de la carretera Macusani-Abrasusuya.

En una muestra de desinterés hacia la población carabina la autoridad regional no se pronunció sobre las últimas denuncias  hechas en los trabajos de la obra Macusani-Abrasusuya en la que desaparecieron cuatro maquinarias.

En el documento escrito sobre el informe económico solo se menciona de manera esporádica que este proyecto vial esta en ejecución sin precisar cuándo como se acabará.