“Voy a colaborar con la justicia, me vengo a poner a derecho”, fue lo que exclamó ayer el ex viceministro de Comunicaciones Jorge Cuba mientras era ingresado por miembros de la Policía Nacional a la carceleta del Poder Judicial.

Apenas pisó suelo peruano, al promediar las 6:30 a.m., el ex funcionario aprista, involucrado en el pago de millonarios sobornos de Odebrecht, fue abordado por las autoridades a su salida del avión que lo trajo desde Miami, Estados Unidos, a donde había viajado en diciembre pasado.

Cuba fue recibido, además, por el fiscal Hamilton Castro, quien una semana antes había solicitado su prisión preventiva por 18 meses al denunciar que este habría incurrido en tráfico de influencias y lavado de activos cuando, durante el gobierno de Alan García (2006-2011), se licitó la ejecución de la Línea 1 del Metro de Lima.

Después de permanecer más de ocho horas en la carceleta del Palacio de Justicia, el ex servidor público salió resguardado por miembros del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) y abordó un vehículo que lo trasladó al Penal de Piedras Gordas de Ancón, donde estará recluido hasta que se esclarezca su situación legal.