000236125WOscar Jiménez, fiscal del Medio Ambiente del Ministerio Público de la región de Puno, aseguró que se ha logrado materializar la extradición y la maquinaria destruida está valorizada en 1 millón 800 mil dólares, haciendo frente a la minería informal que opera en esta zona que colinda con el Parque Nacional Bahuaja Sonene y este proceso continuará durante los siguientes días en diversas zonas de las provincias de Sandía y Carabaya.

Este proceso de interdicción se ha realizado en este lugar, porque desde hace tiempo se está practicando la minería ilegal, “la minera ilegal se ha extendido a varios sectores y hemos tenido que cruzar el río, a través de una oroya improvisada; incluso se sabe que existe maquinaria camuflada e invocamos a la población no ser indiferente y denunciar este tipo de actos ilícitos”, señaló.

A través de inteligencia de la Policía Nacional del Perú, estamos identificando otras zonas que nos permitirán identificar el uso de maquinaria pesada que se utiliza para la minería informal.

Por su parte, el representante de la Dirección Regional de Energía y Minas, aseguró que en toda la zona de Sandía y Carabaya no hay declaraciones de compromiso, por lo tanto son trabajadores complemente ilegales.

“Todos los que ejercen la minería saben que tienen que cumplir normas y en estas zonas no están cumpliendo, los mineros están confiados que las autoridades no pueden llegar a esta zona por el difícil acceso, sin embargo estamos llegando y también estaremos interviniendo en otras zonas, aseguró.