La empresa CORAH que llegó meses atrás a la localidad de San Gabán en medio de diferentes cuestionamientos, continúa con su proceso de interdicción a la coca en la zona de Loromayo, esta vez incluso con mayor intensidad, según refieren los mismos pobladores.

Son varias hectáreas de sembrío de la coca que se viene destruyendo por parte de CORAH, en su propósito de erradicar la producción de la coca, que según la empresa, la mayoría de ello sirve para el procesamiento de insumos ilegales.

Semanas atrás, por intermedio del Gobierno Regional de Puno, se instaló la mesa técnica de la coca en el mismo distrito de San Gabán, aunque todavía no se tiene avances concretos en cuanto a proyectos alternativos que ayuden a la población que tiene como único sustento económico la venta en menor escala de la coca.