Las personas involucradas en la muerte de un oso de anteojos (Tremarctos ornatus) registrado en los últimos días de mayo en la provincia de Sandia, en Puno, serán sometidos a un Proceso Administrador Sancionador, informó el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR), entidad adscrita del Ministerio de Agricultura y Riego (MINAGRI).

Como se recuerda, en pleno estado de emergencia por la pandemia del COVID-19, dos personas publicaron fotografías en los que posaban con un arma de fuego al lado de un ejemplar de oso andino muerto. En una de las fotos, se observa a uno de los involucrados llevar una mascarilla, lo que evidencia que el lamentable hecho, conocido en redes sociales y diferentes medios de comunicación, ocurrió durante la cuarentena decretada por el gobierno.

Tras conocer la situación, personal del SERFOR inició las investigaciones del caso y en coordinación con la Fiscalía Especializada en Materia Ambiental (FEMA) Puno del Ministerio Público, así como el Departamento de Medio Ambiente de la Policía Nacional del Perú y autoridades locales llegaron a la comunidad de Toldoqueri, ubicada en el distrito de Phara, para constatar la muerte del ejemplar de fauna silvestre.

El oso de anteojos es un espécimen de fauna silvestre, protegido mediante Decreto Supremo N.° 004-2014-MINAGRI, que aprueba la categorización de especies amenazadas de fauna silvestre, donde se encuentra categorizada como Vulnerable (VU).
Foto: Referencial