Semanas atrás una fuerte corriente de viento dejó aislados a más de 300 familias en la selva de la provincia de Carabaya debido a la afectación del puente que interconecta los poblados de Puerto Manos y Oroya. Ahora las autoridades decidieron iniciaron con los trabajos para rehabilitar la estructura que fue afectada.
Se espera que en el transcurso de las siguientes semanas, de no mediar inconvenientes, puedas estar operativa y permitir el tránsito de decenas de familias para cruzar el siempre peligroso río Inambari.
Javier Apaza, alcalde del Centro Poblado de Puerto Manoa y autoridades de los sectores, participaron en el inicio de la reparación del puente peatonal.