¿Lluvia en el Amazonas?, ¿es verdad que hoy llovió en esa región de la Amazonía?; esas son las preguntas que surgieron después de ver fotos de supuestas precipitaciones en la región amazónica. El incendio en Amazonas, Brasil, —en zonas que limitan con Perú y otros países— tiene en vilo al mundo. Aunque no se ha precisado la causa exacta de los focos de fuego, dos elementos son clave: la temporada seca y la deforestación.

Por eso, una publicación de Facebook llamó la atención de los usuarios este jueves 22 de agosto. La misma señalaba que “estaba lloviendo en el Amazonas tres años después” y adjuntaba tres imágenes. Dos mostraban paisajes lluviosos de la selva y la otra era una captura de pantalla del pronóstico de clima que brinda Google.

El post de Facebook no especificó si se refería al estado de Amazonas (Brasil) o a la región de Amazonas (Perú). Ambas áreas pertenecen a la Amazonía, el bosque tropical que se extiende por varios países de Sudamérica.

¿Es verdad que se presentaron “fuertes lluvias” en el estado Amazonas de Brasil? No, las precipitaciones fueron leves. Alrededor de las siete de la mañana de este jueves 22, el aplicativo Windy registró lluvias en la región de Maraa, al norte de Brasil. Esta situación se mantuvo hasta las 2:00 de la tarde, según la web que recoge datos de la Administración Nacional Océanica y Atmosférica de Estados Unidos, el Centro Europeo y la compañía suiza Meteoblue. Sin embargo, junto con la crecida de las precipitaciones, también aumentó la temperatura, llegando hasta los 28 °C.

Las precipitaciones en Maraa llegaron a los 8 milímetros (mm), cerca a las nueve de la mañana, hora local. Tres horas después, disminuyó a 3,3 mm, según Windy. Pero estas son “lluvias leves”, ya que son inferiores a los 10 mm, indicó el ingeniero meteorólogo del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú (Senamhi), Nelson Quispe.

La lluvia en la Amazonía pueden amortiguar algunos incendios, pero no acabarían con el fuego, debido a la situación de sequedad en la región amazónica, indicó el ingeniero Quispe. Además, indicó que la falta de bosques forestales empeora la situación. “Cuando hay deforestación, la zona pierde humedad”, indicó.