Una familia recibió una de las peores noticias, su pariente falleció de COVID-19, pero lejos de llorar su pérdida, los integrantes de la familia empezaron a destrozar el nosocomio y llegaron a golpear al personal médico del hospital Daniel Alcides Carrión. La Policía llegó poco después para controlar a los integrantes de la familia, quienes justificaron su accionar por el dolor que les ocasionó la pérdida de su padre.

Los descontrolados familiares causaron daños en el inmueble, lanzaron una silla y rompieron vidrios, por lo que no se permitió el ingreso de personas.