El plan bicentenario al  2021, impulsado por el Gobierno Nacional tiene proyectado reducir al 19% la anemia en el país a ese año; en ese propósito en el 2018 la meta era reducirlo al 33% en la región Puno, pero según la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (ENDES) 2018, la anemia el año pasado se mantiene en el 67.7% en la región y en Carabaya la situación es igual. El Gobierno pierde la batalla contra la anemia.

Claramente las cifras no son nada alentadoras porque no se vienen cumpliendo con las metas fijadas y muy probablemente no se lleguen a cumplirse en el 2021, cuando el Perú cumpla sus 200 años de vida Republicana y eso lo corroboró el mismo director de la Red de Salud Carabaya Uriel Vilca en diálogo con radio Altura.

En Puno, en el 2018, siete de cada diez niños padecen de este mal; no se cumplió la meta fijada que era al menos reducirlas en cinco la cifra de niños con anemia, ciñéndonos a esta ecuación.

Si bien en la provincia de Carabaya hay alguna disminución de la anemia, el temor es que los niños que salieron de la anemia, puedan contraer nuevamente este mal por falta de proyectos sostenibles, dice el director de las Redes Carabaya.

El reporte señala que en al primer trimestre de este año la cifra de anemia en niños y niñas de 6 a 36 meses esta en 52%. En Macusani distrito, la cifra es crítica por que 82.3% padece de este mal.