000015713MPara el presidente de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), Alberto Otárola, el actual régimen dejará una valla muy alta en la lucha contra el narcotráfico. En tal sentido, expresó su esperanza de que las próximas administraciones continúen con los avances en ese campo.

“Felizmente, para el Perú estamos dejando la valla bien alta que esperamos se consolide en los próximos gobiernos […] y aprovecho para hacer una invocación ahora que estamos en un proceso electoral a que esto no se frene”.

Otárola dijo confiar en que las agrupaciones que aspiran a ser gobierno tendrán un desafío especial en la lucha contra el narcotráfico, por lo que deben apostar por el modelo implementado por el presente régimen: interdicción y reconversión productiva.

Importancia

Observó que el tema de la lucha contra el narcotráfico no ha sido abordado por los candidatos presidenciales en sus respectivos discursos, incluida la última presentación en la Conferencia Anual de Ejecutivos (CADE), pero dijo esperar que le den la importancia del caso y consoliden el modelo ya implementado.

“Estoy seguro […] que los partidos políticos continuarán con esa senda de éxito, que no es un éxito del Gobierno o el partido que está en el Ejecutivo ni mucho menos de quienes estamos al frente de la institución, sino que es un éxito de todos los peruanos”.

Otárola sostuvo, asimismo, que los cultivos alternativos han demostrado con resultados que es mucho “más rentable al final tener una economía legal que estar al borde de la económica ilegal”.

Si bien indicó que aún no han determinado las metas a seguir en 2016, reveló que seguirán apostando por el desarrollo alternativo, y adicional a ello priorizarán la atención de zonas excocaleras que pudieran ser afectadas por el Fenómeno El Niño.

El país superó este año la meta de 35,000 hectáreas erradicadas de cultivos de coca a escala nacional, al bordear las 36,000 héctareas, reveló hace poco el presidente Ollanta Humala.

El Dignatario recordó que el año pasado el Ejecutivo superó las 33,000 héctareas y en 2013 sumaron 23,000 hectáreas.

El Jefe del Estado dejó en claro que el cultivo de coca para el consumo tradicional milenario “se respeta” y en ese aspecto no hay problema.

El Gobierno, recordó, despliega una estrategia de cultivos alternativos que brinda oportunidades a los agricultores cocaleros para reconvertir su producción.

“Poblaciones que antes se dedicaban a un monocultivo, hoy tienen sembríos alternativos que les permiten obtener mayores ingresos para sus familias”.

Labor

Alberto Otárola destacó que en lo que va del Gobierno son más de 109,000 las hectáreas de coca ilegal erradicadas; de las cuales el 60% se dio durante la gestión de Devida en los últimos dos años.

a escala mundial, dijo, el Perú se colocó como el país que más espacio cocalero redujo y como pionero en modelo de desarrollo alternativo.

Una meta a julio de 2016 es llegar y superar la entrega de más de 50,000 títulos de propiedad para excocaleros, de modo que no solo transiten por una economía legal, sino que sean también dueños de sus predios, agregó.

El tema de la lucha contra el narcotráfico no ha sido abordado por los candidatos.