El fiscal Hamilton Castro decidió rechazar el pedido de la Procuraduría Anticorrupción para congelar las cuentas bancarias e incautar los bienes de Odebrecht, empresa brasileña que admitió haber pagado millonarios sobornos a funcionarios peruanos a cambio de ganar licitaciones públicas.

Hace tres semanas, el procurador Amado Enco hizo pública su solicitud con la que, entre otros requerimientos, pedía “el registro del domicilio” de la compañía y la “incautación de toda la información relacionada a los procesos de concesiones donde la empresa resultó ganadora de la buena pro”.

Además, Enco solicitó que “se proceda con el bloqueo o incautación de las cuentas bancarias que se pudieran haber detectado en el sistema financiero nacional e internacional vinculadas a operaciones delictivas” de la constructora.