La compañía Southern Copper no se quedará de brazos cruzados y, pese a la suspensión de la licencia que le habilitaba para construir el proyecto minero Tía María, persistirá en la ejecución de la obra que está ubicada en Arequipa.

El presidente ejecutivo de la compañía mexicana, Óscar González Rocha, dejó en claro ayer que recurrirán a medidas legales para defender su inversión, que hasta hoy –según dijo– asciende a más de US$300 millones.

“Tenemos más de diez años con el proyecto Tía María y no vamos a dejarlo pendiente por una suspensión, vamos a seguir insistiendo para llevarlo a cabo, es lo que le conviene al país, a los trabajadores, a la provincia de Islay, a la región Arequipa, a todo el mundo conviene”, declaró a la Red de Comunicación Regional.

Seguidamente, el empresario reveló que están evaluando tomar acciones legales contra el Consejo Nacional de Minería que depende del Ministerio de Energía y Minas (Minem).

Ese consejo, como se sabe, suspendió la mencionada licencia el pasado 9 de agosto alegando –por recomendación de la Oficina de Gestión Social del Minem– que existía “un riesgo de pérdidas de vidas humanas” debido a las protestas que se originaron en la región sureña en contra del proyecto que pretende extraer cobre en el desierto de La Joya.

González Rocha reveló, además, que fueron “sorprendidos” con la resolución que anuló el permiso de construcción. “(Desde el gobierno) no consultaron nada, solo ejecutaron la suspensión, ese es el problema; por eso analizamos alguna posibilidad legal contra el Consejo de Minería o contra quien haya tenido que ver en esta suspensión que nosotros no teníamos derecho a recibir”, expresó.