“Voy a luchar por la libertad de mi padre” fue uno de los primeros discursos que dio el congresista Kenyi Fujimori en su arribo a la ciudad de Macusani capital de la provincia de Carabaya acompañado del también fujimorista Lucio Avila, representante puneño.
 
Cerca a las 10:00 de la mañana el primogénito del encarcelado ex presidente de la República Alberto Fujimori, llegó hasta la ciudad de Macusani irrumpiendo una actividad escolar que se venía cumpliendo por el día de la madre. Subió al estrado instalado y dijo que su visita obedecía a un trabajo de verificación del actuar de los gobiernos locales en la prevención ante las heladas.
 
Tras un breve discurso la comitiva que acompañó a Fujimori se trasladó hasta la explanada del nevado Allincapac y allí se inició con el ´show´ acompañado de la mayoría de los trabajadores de la comuna provincial que llegaron para aplaudir al hijo del dictador Alberto Fujimori.
 
El congresista bailó con los danzantes de los Unkakos de Pacaje, Chunchos de Esquilaya y otras danzas que se hicieron presentes en una clara muestra de proselitismo político. Lucio Ávila pasó desapercibido.
 
Durante su discurso habló sobre la importancia de la prevención ante las heladas, la mejora genética de la alpaca y enfatizó el trabajo que vienen cumpliendo como familia para buscar la libertad de su padre. Eso fue todo lo que dijo.
 
En tanto Lucio Ávila arremetió contra el actuar del ejecutivo conformado por los ministros quienes, según dijo, son lo que ponen trabas para la mejora del país y “como bancada trabajaremos en la atención de sus proyectos de los alcaldes puneños” concluyó.