Lo secuestraron cuando se dirigía a su centro de idiomas en Pueblo Libre y 13 horas después lo hallaron muerto dentro de una bolsa en San Juan de Lurigancho. Este es el terrible caso del estudiante Luis Ramírez Santos (19), por cuyo rescate sus plagiarios habían exigido S/20 mil.

El desenlace de este nuevo caso de inseguridad ciudadana se dio la noche del viernes en la cuadra 24 de la avenida Constelación, en San Juan de Lurigancho. Según los vecinos, a las 7:30 p.m., dos sujetos bajaron de un station wagon y dejaron una bolsa de mercado.

Inicialmente pensaron que se trataba de basura, pero con el transcurrir de las horas, se percataron de que dentro había un cuerpo con heridas punzocortantes. Hasta ese momento se barajaba la hipótesis de que se trataba de la víctima de algún asalto.

Pedían S/2o mil a familia

Sin embargo, era algo peor. La aparición de este cadáver guardaba relación con la denuncia que había presentado la médica Niny Santos Portugal en la División de Investigación de Secuestros (Divise) de la Dirincri.

Ella había denunciado el plagio de su hijo Luis Ramírez. Señaló a la Policía que, la mañana del viernes, el joven salió de su casa en Magdalena rumbo al Británico de Pueblo Libre. No supo más de él hasta las 6:40 p.m., cuando recibió un mensaje del WhatsApp de su celular.

Sin embargo, no se trataba de su hijo, sino de sus secuestradores, que pedían S/20 mil para liberarlo. Los delincuentes, incluso, le mandaron fotos del muchacho ensangrentado y desmayado sobre el suelo.

La doctora, según detalló a la Policía, llegó a un acuerdo con los hampones y les hizo dos depósitos, uno de S/1,000 y otro de S/500. Todo esto en coordinación con el padre del estudiante, el ex juez Luis Ramírez Catacora (53).

No obstante, no recibían información sobre el paradero de su hijo. Es así que, al recurrir a los agentes antisecuestros, estos pidieron a la Fiscalía que se disponga la geolocalización del celular de la víctima.

Mientras las investigaciones continuaban, se supo que Luis Ramírez había sido asesinado por sus secuestradores.

A la 1:00 p.m. de ayer, la madre llegó a la Morgue de Lima y, en medio de visible dolor, confirmó: “Sí, es mi hijo. Todo está en investigación”.

Cada vez peor

Para el general Remigio Hernani, ex ministro del Interior y ex jefe de la Policía Antisecuestros, si no se toman medidas urgentes, la criminalidad del país llegará a dimensiones similares a las de México.

Dijo que hay una puerta abierta para que aparezcan más modalidades delictivas. “Esto es un escándalo. Comparada con la década del 90 (cuando aparecieron las bandas de secuestradores), la situación está tres veces peor”, afirmó Hernani.