La Defensoría del Pueblo en Juliaca acudió hasta la Comisaría Sectorial del Terminal Terrestre, donde una mujer permanecía enmarrocada junto a su hijo de un año de edad, desde el último lunes; el jefe de esta instancia, Nivardo Enríquez Barriales, rechazó el actuar de la Policía Nacional y pidió un informe de los actuados.

“Hemos intervenido en este caso y lo más preocupante son las agresiones de violencia familiar que se registraron el último lunes”, señaló, al tiempo de indicar que solicitaron un informe a la Comisaria Sectorial para que dé cuenta de todos los actuados, al tratarse de la intervención a una persona vulnerable.

Enríquez Barriales, cuestionó la actitud de la Policía Nacional al enmarrocar a la mujer identificada como Emilia Mamani Coaquira, ya que ante una denuncia por violencia familiar lo primero que se debería hacer es comunicar estos hechos al Centro de Emergencia Mujer (CEM), para que brinde asistencia legal y psicológica a la víctima.

Este miércoles, se conoció el caso de la mujer de 41 años que después de presentar una denuncia de agresión fue detenida y enmarrocada desde el lunes 16 de noviembre; la mujer narró que ese día fue agredida por el padre de su hijo, “me ha agredido con chicote de rondas campesinas, luego él mismo se golpeó en la cabeza con una piedra y llamó a los vecinos”, dijo.

El varón fue reconocido como Segundino Huayapa Hanco, quien se habría autolesionado para culpar del hecho a la mujer, por lo que la policía la detuvo.

Además, señaló que este ciudadano tiene antecedentes de violencia familiar y permanentemente la amenaza con quitarle la vida. Cabe precisar que la mujer tiene otros siete hijos que durante estos días han estado en el abandono.