El jefe de la Oficina Defensorial de Puno, Jacinto Ticona Huamán, invocó al gobernador Agustín Luque, a entablar diálogo con los consejeros regionales y anunció que desde la Defensoría asumieron el caso para determinar si hubo o no excesos en el accionar de Policía Nacional hacia los fiscalizadores regionales esta semana.

“La protesta de los consejeros debe ser escuchado por el gobernador al margen de las diferencias políticas, cuando alguien reclama algo, la otra parte debe escuchar”, dijo al tiempo de sugerir un espacio de diálogo entre ambas partes.

Señaló que las autoridades competentes determinarán si hubo o no excesos en el actuar de la Policía hace días atrás cuando desalojaron a un grupo de consejeros del frontis de la entidad regional, donde protestaban contra el gobernador; sin embargo, indicó, que en esos casos se debe tener en cuenta dos principios: el de proporcionalidad y de necesidad.

“La actuación de la Policía no puede estar fuera de la ley y para hacer uso de la fuerza se deben agotar primero todos los mecanismos disuasivos; acogiendo el pronunciamiento de los consejeros,  solicitamos un informe al general de la PNP para que dé cuenta sobre las medidas que se adoptaron al momento de la intervención y determinar si hubo o no excesos”, dijo Ticona Huamán.