En horas de la tarde del día de ayer, los familiares y pobladores del distrito de Crucero dieron el último adiós a Susana Carcausto Gonzales, quien fuera asesinada días atrás en el CP La Rinconada, por parte de su pareja Henry Cuentas.
El féretro primeramente se dirigió al templo Virgen del Rosario donde se realizó una misa de cuerpo presente, para posteriormente ser llevado en hombros al cementerio general de la localidad.
Allí, los familiares y decenas de comuneros exigieron justicia por este cruel asesinato. Se pudo observar que su pequeño hijo de tan solo 10 años era el que más sentía la pérdida; entre un mar de llanto el pequeño se despidió de su madre.
Sus tíos indicaron que el pequeño niño estaba a cargo de la finada y hoy quedó desamparado.
Cabe mencionar, que el feminicidio se perpetró el lunes a plena luz del día, en la avenida principal. Luego de apuñalar a su víctima, el sujeto huyó del lugar y es buscado por la policía.
Cabe mencionar, que Susana llevaba una relación tóxica que en cualquier momento desencadenaría en una fatalidad. En el mes de agosto, el fugitivo la denunció por herirlo con un cuchillo.
Al respecto, los mineros de La Rinconada exigen que casos como estos sean manejados con probidad por la policía y no “arreglen” con los denunciantes ni denunciados.