El pleno del Congreso aprobó este lunes con 60 votos a favor, 18 abstenciones y 40 en contra, la admisión a trámite de una nueva moción de vacancia contra el presidente Martín Vizcarra, la segunda en menos de dos meses. Esta vez, después de que cuatro aspirantes a colaboradores eficaces sindicaran al mandatario como el presunto receptor de sobornos por S/2′300.000 por dos obras en Moquegua, cuando fue gobernador regional (2011-2014).

 La admisión de la moción de destitución tuvo el respaldo de congresistas de Unión por el Perú (UPP), Fuerza Popular, Acción Popular, así como de Podemos Perú, Somos Perú y Frente Amplio.

 El Parlamento acordó que el debate y votación del fondo del pedido de vacancia se realice el lunes 9 de noviembre a partir de las 10 a.m.

 Vizcarra Cornejo- de acuerdo al artículo 89 del Reglamento del Parlamento- puede ejercer personalmente su derecho a la defensa o ser asistido por un abogado, durante la sesión en la que el pleno del Congreso debate y vota la moción de vacancia en su contra, por “hasta 60 minutos”.

 El portavoz de Unión por el Perú (UPP), José Vega, al argumentar la moción de vacancia, recordó que los últimos expresidentes de la República han tenido problemas con la justicia. Agregó que su partido está en “pie de guerra” en contra de la corrupción y exhortó a las demás bancadas a reflexionar y sumarse a su postura.

 Vega dijo que cada partido responderá ante el pueblo por el voto que dieron este lunes en el hemiciclo.

 “¿Con qué cara van a pedir el voto [de la ciudadanía], si van a respaldar a la corrupción?”, cuestionó.

 La congresista María Teresa Céspedes, vocera del Frepap, indicó que un sector del Parlamento tuvo la oportunidad de aprobar, en setiembre, una moción de vacancia presidencial, pero retrocedieron. Cuestionó que en la actualidad haya fuerzas políticas que estén utilizando el nuevo pedido de destitución “como su caballito de batalla” de cara los comicios de abril próximo.