Los enfrentamientos por la posesión de terrenos en la zona fronteriza de Puno-Cuzco, continúan con agresiones físicas incluidas. Esta vez un grupo de pobladores de Quichu Azaroma-Puno y el distrito de Marcapata-Cusco se agredieron mutuamente hasta dejar personas heridas graves.

Nolberta Galloso procedente del centro poblado de Quichu Azaroma-Ollachea llego hasta Macusani para denunciar la agresión física del que fue objeta su hija de 16 años quien se encontraría en la ciudad de Juliaca hospitalizada en la ciudad de Juliaca debido a la gravedad de las heridas.

El hecho ocurrió el pasado 08 de marzo cuando un grupo de 120 pobladores aproximadamente del distrito de Marcapata-Cusco buscaron hacerse dueños de los terrenos de la familia Galloso a costa de la violencia.

“Nosotros queremos  la intervención del Poder Judicial para que determine la posesión de estos terrenos. Nosotros tenemos toda la documentación” narró entre lágrimas la familia puneña.