A través de un laudo arbitral, la Corporación Financiera de Desarrollo (Cofide) deberá pagar US$ 32.6 millones a la Minera IRL: US$ 18.7 millones por el daño emergente y US$ 13.9 millones por el lucro cesante.

Esto, en razón de los daños y perjuicios al proceso interrumpido de un préstamo que Cofide haría a la Minera para el financiamiento del proyecto de oro Ollachea (Puno).

Cofide, que también es conocida como el ‘Banco de Desarrollo Estatal’, en 2015, durante el gobierno de Ollanta Humala, brindó las facilidades para el financiamiento del proyecto de oro Ollachea, que ejecutaría la empresa minera IRL.

El compromiso que se tenía, era que el banco haría un préstamo de 270 millones de dólares a la minera; además, mientras se realizaban las gestiones para el desembolso, se otorgaría un “crédito puente” de 70 millones de dólares, dinero que recibió la empresa que trabajaría en Ollachea.

Sin embargo, en marzo del 2017, Cofide le revocó, a través de una carta mandato a la Minera IRL, el préstamo de los US$ 240 millones. Esto motivó a que la empresa interponga un proceso de arbitraje por los daños y perjuicios que se le generaban, ya que la empresa interrumpiría su trabajo de exploración y explotación de oro.

Cabe recordar que la compañía minera firmó un acuerdo de 30 años sobre los derechos de superficie en el 2012 y que, como parte de ese acuerdo a largo plazo, la comunidad de Ollachea obtendrá una participación del 5% de la mina, una vez que comience la producción comercial. Fuente: Los Andes