Los agentes del Departamento de Investigación Criminal (DEPINCRI) de Juliaca, lograron la captura del presunto asesino de la joven Erika Cruz Mayta (22), quien fue asesinada y su cadáver arrojado en un saco al rio Huata.

Tras un paciente trabajo de inteligencia, los agentes lograron la captura de Rubén Calsin Roque (19), un joven adventista quién habría confesado el crimen, además en su vivienda hallaron los zapatos de la joven asesinada.

Según las primeras indagaciones, la captura del sujeto se produjo en la avenida Normal y cuando lo trasladaron a la dependencia policial, este habría confesado el crimen. En medio de hermetismo los agentes lo llevaron al Instituto de Medicina Legal.