bm-destaca-crecimiento-del-per-jpg_654x469Perú ha sido en los últimos años una de las estrellas del crecimiento económico en Latinoamérica, aunque la brecha que mantiene en relación a la productividad global sigue siendo grande, destacó hoy un informe presentado por el Grupo del Banco Mundial, en el marco del conversatorio “Aprender del éxito de Perú: aumentar la productividad para acelerar el crecimiento”, durante la Junta Anual de Gobernadores del FMI y el BM que se desarrolla en Lima.

El informe destacó que Perú ha emergido como una nueva estrella de crecimiento económico que ha sido compartido por sus habitantes. “Es importante notar que el crecimiento económico fue el principal impulsor de la reducción de la pobreza y la desigualdad a través del ingreso laboral mejorado más que por medio de políticas de redistribución, que solo explican 15 por ciento de la reducción de la pobreza”, indicó.

El documento acotó que los éxitos económicos de Perú fueron respaldados por condiciones externas favorables en la última década y que también se ha acelerado su convergencia económica a niveles de ingreso más altos. A pesar de ello, enfatizó que Perú, al igual que otros países de ingresos medios, “ahora tiene que afrontar el reto más difícil: llegar a ser un país de ingreso alto.”

Indicó, en ese sentido, que a pesar de las mejoras significativas en Perú sigue habiendo brechas en infraestructura en diferentes sectores y la diversificación de sus exportaciones es limitada.

Además, el sector informal sigue siendo un impedimento para el crecimiento de la productividad laboral, ya que si bien solo el 21 % del producto interno bruto (PIB) es producido de manera informal, se estima que el 70 % de los trabajadores son informales.

“Esta situación arrastra hacia abajo el potencial de productividad y crecimiento de toda la economía”, alertó el documento, que también remarcó que ante un entorno internacional externo menos favorable, el crecimiento económico “se tendrá que sustentar mucho más en la productividad.”

El BM consideró también que las políticas que impulsaron a Perú a ser un país de ingreso medio no serán suficientes para continuar o acelerar el ritmo de convergencia.

“El motor nuevo de crecimiento será una mayor productividad, apoyada por un conjunto de reformas estructurales más profundas. El desempeño de la década pasada servirá como una buena base hacia el futuro”, recomendó.