LIMA/AREQUIPA. Goles con ADN arequipeño fueron los que le otorgaron a Escuela Municipal Deportivo Binacional el título de la Copa Perú 2017 y por ende, el derecho a jugar el Descentralizado 2018.

Ambos tantos llegaron en el epílogo del primer y segundo tiempo, respectivamente. El 1-0 fue del camanejo Javier Carnero y el 2-0 del arequipeño Eduardo Torres.

Al “Poderoso del Sur” le bastaba ganar por la mínima diferencia para coronarse campeón producto del 3-2 que obtuvo Atlético Grau de Piura sobre José Carlos Mariátegui de San Martín en el duelo preliminar en el Nacional.

La diferencia de goles a su favor fue la ventaja que supo mantener el cuadro mistiano para hacer respetar el primer lugar de la Finalísima de la Nacional que se tramitó íntegramente en Lima.

En el primer tiempo los celestes fueron superiores a un Estudiantil CNI de Loreto que tras la victoria de Grau, perdió toda opción de adjudicarse el título. Sin embargo, vendió cara su derrota.

El gol de Carnero trasladó el dominio e inyectó ese ingrediente de confianza para encarar una parte complementaria que tuvo a un aguerrido equipo selvático que provocó más de un susto.

Pero cuando expiraba el lance, apareció el ex Melgar, Eduardo Torres, para sentenciar el triunfo, lograr el título y sellar el pase que les abrió las puertas del tan ansiado Descentralizado.

Tras el pitazo final, se desató la alegría, algunos rompieron en llanto. El más emocionado fue Carnero que exteriorizó ese sufrimiento al que son sometidos los equipos que afrontan la Copa Perú.

Binacional es el campeón porque fue el equipo con la mejor propuesta futbolística, que mutó hasta lograr un funcionamiento que llegó a su clímax en el cuadrangular, en el momento exacto.

El ascenso es la consecución de un largo camino que inició en Desaguadero (Puno) y que desde 2016 se mudó a suelo mistiano para materializar un sueño muchas veces frustrado.

La desgastante campaña copera tuvo de todo, desde detractores hasta aquellos que brindaron su apoyo, más que nada al 80% de futbolistas arequipeños que dieron forma al conjunto de Paucarpata.

Mención aparte fue el superlativo nivel del volante Jack Duran que para el consenso es el mejor jugador de la Copa Perú, el dueño de la batuta que dirigió las acciones ofensivas.

La revelación del camanejo Ronaldo Dongo, el conocido buen nivel del mistiano Andy Polar, la experiencia de Jhon Fajardo y del hijo de Corire, Eder Fernández fueron una de las tantas piezas del engranaje futbolístico.

En la zona técnica, Luis Flores terminó una tarea que inició Erick Torres, que pasó a manos de Freddy García y que llegó a poder de “Puchito”, quien sumó su segunda estrella copera a la que logró hace cuatro años con San Simón.

Sin embargo, fue quizá Paúl Rodríguez el estratega de perfil bajo que estuvo en los momentos de alegría y tristeza, la clave, aquel asesor de los tres entrenadores nombrados líneas arriba.

Tras los merecidos festejos, llegará el momento para planificar el reto que implica jugar el Descentralizado y hacerlo bien, con la consigna de competir y aspirar a algo más que evitar el descenso.

Otro tema que se va aclarando es la sede en la que afrontará sus partidos. La principal será Arequipa porque así lo dispone el reglamento, pero quedó abierta la posibilidad de jugar algunos cotejos en Puno, que sería la alterna.

Las “Bodas de Oro” de la Copa Perú dio a conocer a Deportivo Binacional como su nuevo monarca, el quinto de Arequipa que se suma a Melgar, Huracán y a los desaparecidos Atlético Universidad y Total Clean.

Otro detalle es que la copa que levantaron los “Poderosos” fue recientemente forjada con el propósito de conmemorar medio siglo de “fútbol macho”. Como tal, claramente muestra diferencia con el querido y añejo trofeo.

Binacional es el campeón de la Copa Perú, lo hizo a base de esfuerzo, compromiso y la unión de un grupo humano que en su mayoría estuvo forjado con ADN arequipeño. Felicitaciones.