Cuatro integrantes de una banda de presuntos criminales que operaba en La Pampa fueron capturados ayer en Madre de Dios. Se trata de la organización “Los Sanguinarios de La Pampa”, que estaría formada por 30 delincuentes.
Según la policía, estos maleantes controlaban el ingreso a la zona minera de La Pampa, en las diversas trochas (caminos para motos) y tenían amedrentados a los mineros ilegales de la zona, a quienes secuestraban si estos no cumplían con sus demandas, como el pago de cupos por protección.
Según dio a conocer el coronel Amador Chávez Carhuamaca, jefe de la región policial, la captura se realizó durante una operación de rescate de víctimas de trata. El contingente policial avizoró a un grupo de personas que vestían prendas militares y tenían cubierto los rostros con pasamontañas. Los maleantes tenían aprisionada en el suelo a una persona y al notar la presencia policial realizaron disparos e intentaron huir del lugar.
Tras ello, se produjo una balacera, pero los agentes lograron reducir y capturar a los delincuentes, que fueron identificados como David Lazo Santoyo (23) Wilfredo Ccoylluri Diaz (33) Palmer Rosell Cabrera Leon (23) y Omar Quillis Rodriguez Muños (34).
En su poder se encontró todo un arsenal de armas de fuego, como un fusil de largo alcance, municiones, tres pistolas, grilletes de seguridad, dos motocicletas, celulares y dinero en efectivo. Por otro lado, el agraviado que fue hallado maniatado dentro de una cabaña fue identificado como Hermes Rubén Mamani llana (40).
Los 4 integrantes fueron presentados a la prensa el domingo en las instalaciones de la División de Investigación Criminal de Puerto Maldonado, en Madre de Dios.
SINIESTRO HALLAZGO
Los agentes también encontraron evidencias de ‘El Quemadero’, un siniestro lugar donde los delincuentes desaparecían los cadáveres de sus víctimas. Desde hace meses existía información sobre este lugar y el día sábado, cuando la policía llego al sector, pudo corroborar con estupor el hallazgo de restos calcinados de aproximadamente 8 cadáveres. Estos estaban en el suelo junto a grandes troncos que servían como leña.
MINEROS ILEGALES SE AMOTINAN
Cuando el contingente policial se prestaba a retirarse de la zona, un grupo de aproximadamente 300 personas intentó rescatar a los detenidos y frustrar el accionar de la policía bloqueando la única vía de ingreso. Los agentes tuvieron que realizar disparos al aire para lograr disuadir y dispersar al grupo para poder salir del lugar y sacar a los detenidos.