Arequipa no tiene tregua con las lluvias. Un torrencial aguacero disparó ayer una serie de emergencias en varios puntos de la ciudad haciéndola colapsar. Una de ellas fue la inundación con agua y lodo del terrapuerto y el terminal terrestre, ubicados en el distrito de Hunter.

“Todos salieron corriendo. El agua nos llegó hasta las rodillas”, declaró una trabajadora de uno de los establecimientos. El hecho ocurrió cerca de las 19:00 horas ante el desborde de la torrentera de Los Incas, que pasa por un lado de ambos terminales. Su estrecho cauce no soportó la cantidad de agua a la altura de un pequeño paso peatonal de ingreso, que formó una especie de dique. Aquí el lodo llegó a los 10 centímetros de altura.

Esto obligó a los dueños de los locales y a los administradores a cerrar las puertas de terrapuerto y el terminal terrestre, y a postergar la salida de buses. Muchos pasajeros se quedaron con los boletos en mano sin poder viajar.