En los últimos tiempos se informa acerca de incendios forestales o simplemente quema de pastos por parte de los agricultores, bajo la idea de que con ello habrá una renovación de los mismos lo que no tiene ningún asidero científico, señaló Herly Yuri Isidro Gonzáles, funcionario del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre SERFOR.

El referido profesional señaló que no todas las especies de pastos tiene la misma capacidad y velocidad de recuperación y aquellas especies que se recuperan con lentitud son reemplazadas por las de mayor velocidad.

Señaló que es una mala práctica la de quemar pastos porque igualmente al hacerlo se producen altas temperaturas que superan los 200 o 300 grados lo que puede originar incluso la cristalización de los suelos matando la vida microbiana de la que depende el desarrollo de los pastos.