Treinta animales, entre llamas, alpacas y ovejas murieron quemados la mañana de ayer tras incendiarse una casa rústica por impacto de rayo en el distrito de crucero, provincia puneña de Carabaya. El fuego se propagó hasta el campo, algunos tuvieron asfixia y sus propietarios solo pudieron rescatar a veinte.

La vivienda de paredes de adobe y techo de paja, quedó inhabitable y la familia damnificada pidió al gobierno regional de Puno carpas, frazadas y alimentos no perecibles. Su único sustento económico era la crianza de animales.

Desde marzo la región del altiplano está en temporada de otoño y es inusual la presencia de lluvias acompañadas de truenos y granizo.