El movimiento político Gestionando Obras y Oportunidades con Liderazgo (GOOL), cuyo promotor es el empresario minero Roger Saya Tapara no alcanzó a inscribirse para participar en los comicios de este año, para el caso del Gobierno Regional de Puno.

Esta información causó sorpresa entre los simpatizantes y otros grupos políticos, pues dicho movimiento había trabajado desde meses anteriores en alianzas y estrategias para concretar las postulaciones.

Como se sabe, en el sistema del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) solamente aparecen 11 listas de candidatos que pretenden llegar al sillón regional, entre estos no está el GOOL de Roger Saya.

¿Qué sucedió? Este matutino pudo conocer por personeros legales de otros grupos políticos que Saya Tapara no tuvo intenciones de ninguna postulación.

Hasta las últimas horas del 19 de junio pasado, en el sistema del JNE figuraba el nombre de Bladimiro Centeno Herrera como postulante al cargo de gobernador regional. El mismo Centeno confirmó que hubo acercamientos con el movimiento GOOL, aunque dijo que no se llegaron a acuerdos concretos.“Suponemos que han estado iniciando el proceso, pero no hemos concretado nada, por nuestra parte habían muchas dudas”, explicó Bladimiro Centeno.

La posilibidad de que Centeno sea el reemplazante de Saya habría ocurrido una semana antes del cierre de inscripciones de candidatos; es decir que tampoco se habría respetado el periodo de elecciones internas.Correo buscó ayer comunicarse con los voceros del GOOL y allegados de Roger Saya, sin embargo, han optado por el hermetismo.

En las redes sociales, la dirigencia del movimiento GOOL ha emitido un pronunciamiento en el que confirman que no participarán en las elecciones del Gobierno Regional de Puno.“Por un incidente fortuito ajeno a la voluntad del líder y candidato oficial Roger Saya Tapara no se llegó a concretizar la inscripción”, justifican.

Asimismo, dicen que no comunicaron de esta situación para evitar tensiones entre los candidatos en municipalidades provinciales y distritales. En la parte final, en el comunicado se insinua que había temor a una investigación del patrimonio del minero, el cual se declaró como “legal”.