Un total de 258 familias de los distritos de Huayrapata y Corani, de las provincias de Moho y Carabaya, respectivamente, soportarán las más bajas temperaturas durante esta época, pese a estar focalizadas por el proyecto Mi Abrigo, cuyas casitas calientes térmicas y antisísmicas serían entregadas recién en setiembre próximo.

El jefe de la Oficina de Gestión de Riesgos y Desastres del Gobierno Regional de Puno, Germán Quispe Chaiña, manifestó que a través del Fondo de Cooperación para el Desarrollo Social (Foncodes), del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), se focalizó a 258 familias para ser beneficiadas con las casitas calientes; sin embargo, reveló que la reciente asignación presupuestal estaría retrasando la entrega de las mismas.

Dijo que la presencia de lluvias había dificultado la construcción de los 258 módulos, los que serán concluidos en setiembre. “Las familias podrán habitar las casitas calientes y evitar las bajas temperaturas en el próximo año”, señaló.

Quispe Chaiña, finalmente, manifestó que las casitas calientes tendrán tres ambientes y serán similares a un minidepartamento; además, indicó que el programa de Viviendas Rurales será masificado para mayor número de beneficiarios a partir del próximo año.