Oficial tendrá que asumir el reto de una zona afectada por diversos delitos, con tasa alta de alcoholismo y tráfico ilícito de drogas

En palabras del exgeneral de la macrorregión Policial Roger Tello, la región Puno es una de las más difíciles para el trabajo especializado por la existencia de mafias de contrabando, narcotráfico, minería informal, proliferación de bandas que tienen a los mineros como blanco, falta de efectivos policiales y recursos para controlar estos peligros.

En una de sus últimas entrevistas afirmó que hay una especie de “maldición” para todos los generales pues luego de asumir el cargo, por lo general, los pasan a retiro.

Ese es el panorama que encontrará el nuevo oficial a cargo de la macrorregion Policial Puno-Madre de Dios, César Augusto Benites Legos, quien ascendió de comandante a coronel el año 2011 y a general el 14 de diciembre del 2017,es decir, es un novato pues no estuvo a cargo de una región policial anteriormente.

Junto a él fueron ascendidos otros 12 coroneles, tras una suerte de purga de los oficiales más antiguos. La norma que lo nombra oficialmente como jefe de esta macroregión se emitió el 5 de enero de este año y fue una resolución suprema numerada con el 002-2018.

En un solo acto se dieron al menos 50 cambios en cargos altos al interior de la policía nacional, entre ellos, varias jefaturas regionales.

De acuerdo a los datos recabados en el informe técnico de estadísticas de seguridad ciudadana en el año 2016 al menos 341 personas fueron intervenidas por tráfico de droga, hubieron 599 denuncias de robo de autos, 87 denuncias de violencia sexual, 3 mil 651 denuncias por violencia familiar, 785 accidentes de tránsito, 5 feminicidios.

Dichas cifras son similares para el año 2017 año en el que también se contaron al menos 159 conflictos sociales, casi 300 denuncias por desaparición de personas, 96 denuncias de homicidio (hasta agosto) y más cifras alarmantes para la seguridad.

Otro de los grandes retos es la lucha contra el tráfico de drogas pues en reiteradas oportunidades, los policías informaron que Puno se ha vuelto la ventana para la exportación de droga venida desde el Vraem.