La población cumplió, El INEI no. Pasadas las 5 p.m. no se terminó de censar a todas las casas de las zonas urbanas. El INEI precisó que hubo una omisión del 2% que se atenderá en estos días. Empadronadores denunciaron problemas logísticos y hasta una violación. No hubo transporte público. En La Convención (Cusco) se suspendió el censo. Hoy arranca en el área rural.

Eran las cinco de la tarde y lo que debía terminar no terminó para todos. Ni siquiera había comenzado. En la zona de Cantagallo, en el Rímac, a las mujeres shipibo konibo Sanken Benxo y Pexe Biri nadie les había preguntado si se sentían mestizas, quechuas, aimaras o indígenas de la Amazonía. En el asentamiento humano 15 de Noviembre, de Villa María del Triunfo, los vecinos decían que “no los habían censado” y “que ya no existían en el mapa”. En Miraflores, anunciaban resignados que nadie les había tocado la puerta. Así, ayer, los peruanos que viven en las zonas urbanas lanzaban una seria advertencia: no todos habían sido contados.

Después de 10 años, el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) puso en marcha los Censos Nacionales (de Población, de Vivienda y de Comunidades Indígenas) para actualizar la información sobre los peruanos, sus indicadores sociales, culturales y económicos. Una oportunidad para saber cuántos somos y cuánto nos falta que, sin embargo, se realizó en medio de quejas de ciudadanos que no fueron empadronados y de los jóvenes voluntarios encargados de aplicar el cuestionario, quienes –según denunciaron– no contaban con el número suficiente de cédulas de empadronamiento, de stickers, ni con planos de su zona de trabajo debidamente actualizados.

Según lo previsto, la jornada de ayer estaba dirigida a toda la zona urbana del país: más de 7 millones 686 mil viviendas debían ser empadronadas. Luego de ello, el censo nacional se completaría, entre hoy y el domingo 5 de noviembre, con el área rural, donde se estima que hay más de 2 millones de casas.

Lo que dice el INEI

Sin embargo, ante las dificultades reportadas en pleno proceso, el INEI anunció por la noche que esta semana se continuará con el empadronamiento de aquellas viviendas que no llegaron a ser censadas. “Según los cálculos efectuados al final de la jornada, en el 2% o 3% se ha reportado esta omisión. La cubriremos en los siguientes días”, anunció el jefe de la entidad, Aníbal Sánchez, quien argumentó que este margen responde al crecimiento vertical de las viviendas (nuevos edificios multifamiliares). Esto último, según el funcionario, condujo a la falta de empadronadores.

Agregó que los ciudadanos afectados por esta “omisión” deberán comunicarse a la línea directa del INEI: 0800 44 070 o al Whatsapp de la institución (991 681 398, 993 506 293, 994 603 348).

“Hay censos que han tenido fallas importantes entre 10% y 12%. Siempre hay problemas vinculados con retos logísticos. Esto pasa en todo el mundo”, agregó un vocero del INEI.

Sin embargo, estas explicaciones resultaron insuficientes para muchos ciudadanos, quienes –a través de las redes sociales– cuestionaron que tengan que ser ellos los que ahora llamen en busca de un nuevo empadronamiento, y que la máxima institución de estadística del país justifique las omisiones con la aparición de más edificios multifamiliares.

Otra de las críticas fue la del investigador principal de GRADE y ex teniente alcalde de Lima Eduardo Zegarra, quien estimó que ese 2% anunciado por el INEI representaría más de 600 mil personas. “Mucho error para un censo”, afirmó.

Masiva participación

El pedido de inamovilidad recibió la respuesta de la mayoría de ciudadanos. Antes de las siete de la mañana, avenidas principales como Tacna, Abancay, Arequipa y Alfonso Ugarte apenas contaban con autos particulares. Así, la capital era distinta, incluso, a la del último censo (2007): no había combis, cústeres. La informalidad, esta vez, quedó relegada por un acto cívico.

Pese al cumplimiento de la población, aparecieron casos como el del condominio Alto Colonial, del Cercado de Lima, donde más de 1.108 familias denunciaron no haber sido censadas. “Cómo van a ignorar a más de 5 mil personas. El condominio del costado sí ha sido censado. No hemos sido considerados en el catastro”.

De otro lado, se destacó la participación voluntaria de los empadronadores, aunque finalmente resultaron afectados por los problemas logísticos. En el cerro San Cristóbal, en el Rímac, los jefes de zona advirtieron que el INEI les proporcionó datos desactualizados del número de viviendas a empadronar y de su ubicación. “Nos faltan cédulas, stickers. Ayer nos dieron datos que no son actuales. Me dijeron que había 759 casas, pero son más de 1.200”, indicaba David Gomero, jefe de esa zona.

En Villa María del Triunfo, los jóvenes recibieron a las tres la tarde los padrones, por lo que no concluyeron con todas las viviendas a las cinco; mientras que en la zona de Cantagallo, el censo terminó a las siete por falta de censadores y de formularios.

También se reportó que algunos empadronadores censaban sin sus credenciales y polos distintivos, lo que generaba desconfianza.

Mientras que en Barrios Altos, el Rímac y la Costa Verde hubo actividades en plena inamovilidad. En el aeropuerto Jorge Chávez y en los terminales terrestres, los usuarios reportaron demoras en el inicio del empadronamiento.

Se suspende en Cusco

El censo en la provincia cusqueña de La Convención se suspendió a raíz de un paro de 48 horas, a causa de que, según los vecinos, no se respetaban los mapas cartográficos en zonas con conflictos limítrofes. No obstante, el jefe del INEI Cusco, Gabriel Ordinola, informó que en tres distritos (Vilcabamba, Echarati y Huayopata) el personal realizaba el empadronamiento con normalidad.

Mientras que en el Cusco se define una nueva fecha, en los próximos días más peruanos serán empadronados.

Denuncian violación en VES, robos en el norte del país y otros ataques contra más empadronadores

Indignante. Una empadronadora de 37 años denunció haber sido violada por Marco Antonio Luza Segundo (47) en una vivienda de la urbanización Pachacámac, en Villa El Salvador (VES). La víctima indicó que fue atacada cuando había culminado el censo y se disponía a salir del predio. El sujeto ha sido detenido. La ministra de la Mujer, Ana María Choquehuanca, repudió el acto y pidió un castigo severo.

Dos jefes de sección de Sullana (Piura), de 22 años, fueron asaltados por delincuentes motorizados en la carretera Sullana-Tambogrande. Les arrebataron 16 cédulas y sus pertenencias.

En Chiclayo, un sujeto asaltó a una empadronadora cuando se disponía a censar en la calle Manuel María Ízaga, en el centro de la ciudad. El delincuente, identificado como Giancarlo Vélez, le golpeó el rostro y le arrebató el celular. El sujeto ha sido detenido.

Una joven de 18 años realizaba sus labores como censadora en la cuadra 3 de la avenida Arica, en Breña, cuando un sujeto la tiró al suelo y le propinó una patada en las costillas.