Profesores y médicos se han convertido en un monstruo de dos cabezas para el gobierno del presidente Pedro Pablo Kuczynski , que busca dar solución a estos dos conflictos que llevan ya más de 45 días.

Las protestas de los maestros aceleran el paso a lo largo de diversas regiones del país. El diálogo, en tanto, se ha estancado. El gobierno no logra encontrar un interlocutor con quien sentarse a conversar y solucionar este problema que, ahora sí, empieza a poner en riesgo el año escolar y que afectaría a miles de alumnos.

La dirigencia radical de los maestros en el norte y en el sur del país ha ordenado radicalizar la huelga esta semana, luego de que el mensaje del último 28 de julio del presidente Kuczynski no definiera una solución sobre el tema.

Lo cierto también es que los maestros están divididos y eso ha impedido que el diálogo prospere. Para el especialista en educación, Idel Vexler, los SUTE regionales estarían siendo alcanzados por grupos radicales, en vista de que no pueden llegar a las direcciones nacionales.

En tanto, el secretario general del Sutep, Alfredo Velásquez, indicó que el referido gremio no ha convocado a ninguna huelga de maestros y que los profesores que están participando de un paro son “minorías”.(Peru21)