Cambios. Einstein Vásquez, acusado de causar el siniestro, contó cómo se iniciótodo en el tercer piso del edificio. Ayer volvió al lugar de los hechos.

El incendio que devoró la galería Nicolini el pasado 22 de junio no se debió a un corto circuito ni a un atentado.  Tras casi una semana de ser detenido el presunto autor del hecho, Einstein Vásquez Acuña, fue llevado ayer al centro comercial para la reconstrucción de la tragedia, en calidad de investigado.

Junto a representantes del Ministerio Público y agentes de Seguridad del Estado, Einstein Vásquez llegó a los alrededores del local comercial poco después de las 10 de la mañana, protegido con un casco y un chaleco antibalas. No faltaron los gritos e insultos de los comerciantes afectados por el siniestro.