Los fiscales Hamilton Castro y Manuela Villar unificaron esfuerzos para concretar la detención del ex presidente Alejandro Toledo, quien tiene orden de captura desde febrero último.

El ex presidente Alejandro Toledo es requerido por la justicia de nuestro país desde hace cinco meses tras denunciarse el presunto cobro de coimas para favorecer a la empresa Odebrecht con la concesión de la Carretera Interoceánica.

En febrero de este año, el primer juzgado de investigación preparatoria, a cargo de Richard Concepción Carhuancho, dictó una orden de captura internacional y prisión preventiva por 18 meses en contra del ex mandatario.

La medida fue dictada a pedido del fiscal anticorrupción Hamilton Castro, quien le imputa a Alejandro Toledo haber recibido entre el 2004 y 2010 un total de US$20 millones de Odebrecht a través de las empresas de su amigo Josef Maiman.

Parte de dicho dinero, sostiene la fiscalía, podría haber terminado en la compra de inmuebles por parte de la empresa ‘off shore’ Ecoteva Consulting Group en el 2012.

-Reuniones clave-

Inmediatamente ordenada su captura, Alejandro Toledo fue ubicado en Estados Unidos y se iniciaron las coordinaciones para lograr su detención y empezar el proceso de extradición.

Sin embargo, hasta la fecha, pese a los esfuerzos que se han realizado con el Departamento de Estados Unidos para que un juez federal emita la orden de detención contra el chacano, el pedido estaba paralizado.

Es por ello que el último martes una comitiva integrada por los
fiscales Hamilton Castro, quien investiga el Caso Odebrecht, y la fiscal Manuela Villar, que investiga el Caso Ecoteva, viajaron a Estados Unidos para sostener reuniones con integrantes de la justicia estadounidense.

En el grupo estuvieron también el jefe de la Unidad de Cooperación Judicial Internacional y Extradiciones de la Fiscalía de la Nación, Alonso Peña-Cabrera, y el coordinador de las fiscalías de lavado de activos y pérdida de dominio, Rafael Vela.|

Allí sostuvieron diversas reuniones. Entre las más importantes está la que sostuvieron con representantes del Departamento de Estado de Estados Unidos, del Departamento de Justicia y con autoridades del Buró Federal de Investigaciones (FBI).

En cada una de las reuniones expusieron los fiscales Castro Trigoso y Villar Ramírez. Cada uno de ellos explicó su caso y su tesis fiscal sobre las actividades delictivas que se le imputan al ex mandatario.

Fuentes del Ministerio Público calificaron de “productiva” las diversas reuniones que han sostenido con las autoridades estadounidenses. Por ello, no descartaron que en las próximas semanas la justicia de ese país derive el cuadernillo de detención con fines de extradición a un juzgado federal para que se ordene la captura de Alejandro Toledo.

“Lo que sucede es que un juez en Estados Unidos, para resolver positivamente un arresto provisorio, quiere ver las pruebas subyacentes y no solo el texto de una resolución”, comentaron.

Los fiscales regresaron este viernes de Estados Unidos y aguardarán el comunicado de las autoridades norteamericanas.​

-Idas y venidas-

Cabe recordar que, inicialmente, el juez de investigación preparatoria Richard Concepción Carhuancho no solo envió a EE.UU. la resolución explicando los detalles de su requerimiento de detención. Además, tuvo que ampliar dicho documento, debido a que la justicia norteamericana no estaba convencida de los argumentos.

Todo esto fue remitido hacia Estados Unidos a través de la Unidad de Cooperación Judicial de la Fiscalía de la Nación.​​

A ello, se sumaron los diversos requerimientos de información que realizó la justicia norteamericana sobre el sustento de las pruebas indiciarias contra Alejandro Toledo.

Finalmente, las autoridades estadounidenses quisieron escuchar personalmente a los fiscales peruanos para concluir con la primera etapa en EE.UU. de la posible extradición del ex presidente Toledo.